Hay una pregunta que todos los educadores nos hemos planteado: ¿Los cambios en la educación en la pandemia han sido todos beneficiosos? ¿A qué sector de la población los ha beneficiado más o les ha perjudicado?

Hablando con dos colaboradores del colegio, quizá se pueda explicar, el primero un colaborador de nuestro colegio, me ha comentado que su hija de 9 años ha tenido educación a distancia por medio de mensajes en el celular, por este medio la escuela ha transmitido a los alumnos la guías de estudio de cada grado.  Estos mensajes han llegado a su casa cada 15 días y los padres tienen que llevar las tareas a la escuela, en el mismo período.  Así transcurrieron los meses, hasta llegar a octubre y su hija fue seleccionada como la mejor estudiante de su grado.  Se nota que, como familia se ha preocupado muchísimo para que su hija pueda cumplir con todas las guías, además de usar el teléfono celular, que ha sido de gran ayuda, ya que por ese medio también han podido, tomarles fotos a los trabajos, hacer grabaciones en las que exponía un tema.  Los maestros han hecho lo posible por llegar a los hogares de sus alumnos, con los recursos que tienen a su alcance.

El segundo con varios hijos estudiando en un colegio en donde han recibido sus clases virtuales, tal y como sería en la presencialidad.  Me cuenta la experiencia de su hijo de 9 años: “Mi hijo aprendió muchísimo de la tecnología, el uso de la plataforma de Teams y OneNote, es más me enseño muchas cosas que desconocía que se pudiesen hacer con tanta facilidad.  Se volvió más indagador, investigador y sobre todo con una autonomía increíble.  Aunque reconozco que existen contras, como el tiempo que pasan en la pantalla (académico y de ocio), se debe cuidar más la actividad física y social, los efectos del encierro. Al llegar a octubre y finalizar el año, considero que desarrolló muchas habilidades y destrezas.” Este chico aprovechó toda la tecnología a su alcance por medio de las plataformas educativas y el acceso a internet, además también fue de los mejores de su clase.  Es de hacer notar que el segundo caso estudia en el proyecto educativo de Colegios APDE.

En ambos casos, se no nota la influencia de la formación de Padres, Profesores y Alumnos en nuestra comunidad educativa. Tenemos que seguir influyendo en nuestra sociedad para que las brechas en la educación se cierren, y esto es responsabilidad de todos, formando a los jóvenes que puedan hacer cambios sustanciales en nuestra sociedad.

Autor: Ing. Julio Roberto Asturias Arrivillaga | Director General Colegio APDE El Roble

#SoyInfluencer  #SeFuerteSeRoble  #RezoPorElFinDeLaPandemia

Comments are closed.